Skip to content Skip to main navigation Skip to footer

Cultura

Fallece a los 96 años Emiliano Aguirre, ‘padre’ de Atapuerca

El paleontólogo coruñés fue el gran impulsor de los yacimientos y quien consiguió que se realizaran excavaciones anuales en la sierra burgalesa.

El ‘padre’ de Atapuerca ha fallecido. A sus 96 años, Emiliano Aguirre Enríquez ha dicho adiós. El paleontólogo coruñés (Ferrol, 5 de octubre de 1925) fue la primera persona en ver la importancia de los yacimientos y consiguió que la comunidad científica y la sociedad española comprendieran la trascendencia de este descubrimiento en la sierra burgalesa. 

Catedrático en Paleontología Humana y Licenciado en Ciencias Naturales por la Universidad Complutense de Madrid, Emiliano Aguirre inició en 1976 el Programa de Investigación de Atapuerca. Fue él quien supo apreciar el potencial de los yacimientos burgaleses y quien consiguió que se realizaran excavaciones anuales en la sierra. Abrió, además, los yacimientos a estudios de otros países y organizó acciones integrales con Francia y el Reino Unido entre 1978 y 1979.

Hijo adoptivo de Ibeas de Juarros y doctor ‘honoris causa’ por la Universidad de Burgos, Emiliano Aguirre fue distinguido en 1997 con el Premio Príncipe de Asturias a la Investigación Científica y Técnica, junto a los actuales codirectores, Eudald Carbonell, Juan Luis Arsuaga y José María Bermúdez de Castro. En 1998 también se le concedió el Premio de Castilla y León en Ciencias Sociales y Humanidades y en 1999 se le otorgó la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo. 

“Nunca olvidó Emiliano Aguirre el día que Trino Torres, que andaba en pos de restos de osos, le mostró aquel fósil indudablemente humano. Con ojo clínico, el paleontólogo supo que aquella mandíbula era importante. Oro molido. Un eslabón clave de esa cadena misteriosa que es la evolución humana. Acertó. Fue el comienzo de una historia maravillosa. Una historia interminable”, escribía sobre él Rodrigo Pérez Barredo en el especial de Diario de Burgos por el 20 aniversario de la declaración de los yacimientos como Patrimonio de la Humanidad.

FUENTE: DIARIO DE BURGOS

30.000 nuevos habitantes verdes para la provincia de Burgos

La Fundación Kronospan ha organizado dos jornadas de plantación de árboles en Castrillo del Val para concienciar sobre el respeto y cuidado del medio ambiente y ayudar a su conservación

Imagen de una plantación de árboles. /RICARDO ORDÓÑEZ / ICAL

‘Grow’ significa crecer, cultivar, aumentar en inglés. ‘Grow’ es el nombre del proyecto que ha puesto en marcha la Fundación Kronospan y que desarrollará en Burgos. El proyecto, a nivel global, consiste en plantar un millón de árboles en todo el mundo. Todos los países en los que está presente Kronospan van a colaborar con este objetivo. En España, concretamente en Burgos, se plantarán 30.000 unidades en este proyecto liderado por el departamento Forestal

Para ejecutar este objetivo de plantar 30.000 árboles en la provincia de Burgos, la Fundación Kronospan contará con la ayuda de una empresa especializada en la plantación de árboles. Además, el departamento Forestal ha conseguido que el Ejército de España les ceda una parcela próxima a la base militar de Castrillo del Val y se implique en el proyecto.

La empresa forestal comenzará en breve a realizar los 30.000 agujeros en los que se plantarán los árboles.

Integran a la comunidad local

Con el fin de integrar a la comunidad local en este proyecto, se ha invitado al colegio de Ibeas de Juarros a participar. Por ello, el viernes 15 de octubre, más de 50 alumnos del colegio de Ibeas se trasladarán hasta esta parcela de Castrillo del Val para plantar los árboles. Pero, además, se incidirá en la sensibilización en temas medioambientales con un educador ambiental. Kronospan se encargará del transporte y su personal les acompañará en todo momento.

Colaboración de los trabajadores

Kronospan también ha ofrecido a sus trabajadores de las plantas de Burgos y Salas de los Infantes que lo deseen a colaborar en la plantación que se realizará también el sábado 16 de octubre. La invitación para los empleados está también abierta para sus familias, especialmente niños y jóvenes.

Las dos jornadas contarán con el apoyo del personal del Ejército.

Además, antes de la plantación se realizará un paseo por el sendero botánico próximo al yacimiento de Atapuerca, de un kilómetro de longitud. El paseo estará dirigido por un educador ambiental que explicará las especies que se van viendo y resaltando las curiosidades sobre las mismas.

Fuente: BURGOS CONECTA

Back to top