Skip to content Skip to main navigation Skip to footer

MEDIO AMBIENTE

Movimiento ciudadano en Juarros contra los eólicos

Ibeas pedirá la moratoria de la declaración de impacto ambiental hasta que la Junta de Castilla y León se pronuncie. El movimiento ciudadano presentará el miércoles sus alegaciones.

Continúan los movimientos en las comarcas de Juarros, Montes de Oca y Demanda en contra de las instalación de dos parques eólicos en los montes de esos territorios, con un total de 49 aerogeneradores y 210 MW de potencia, promovidos por la mercantil Green Capital Development S.L., proyectos que en estos momentos están a información pública para la declaración de impacto ambiental por parte del Ministerio de Política Territorial y Función Pública. Ayer, el polideportivo de Ibeas congregó a un centenar de vecinos de las tres comarcas afectadas en una reunión que buscaba unir fuerzas entre los ayuntamientos y los colectivos vecinales que han surgido contra la instalación de los megaparques, de cara a plantear acciones conjuntas, sin menoscabo de las que también cada ayuntamiento pueda ejercer.
El movimiento vecinal surgido en las tres comarcas ya ha venido trabajando en diferentes grupos, a lo largo de los días pasados, y en conformar una coordinadora de rechazo a los parque Marmica y Fuerga. De hecho, ya tienen fecha de presentación de la plataforma; será el próximo domingo día 4 de julio en la localidad de Arraya de Oca.

Fuente: DIARIO DE BURGOS

Juarros, Montes de Oca y la Demanda se unen contra dos megaparques eólicos

Los vecinos de estas comarcas presentarán alegaciones a los dos anteproyectos el 30 de junio. Además, trabajan en la creación de una coordinadora que defienda sus intereses. Estos dos parques de aerogeneradores afectarían a una extensión de la provincia desde el pantano de Uzquiza hasta Garoña

Imagen de archivo de un parque eólico./Iosu Onandia

Imagen de archivo de un parque eólico. / IOSU ONANDIA

Varias comarcas burgalesas se han unido contra la instalación de dos megaparques eólicos para la obtención de energía mediante la fuerza del viento. Han sido los vecinos de estas zonas los que, tras conocer la intención de esta instalación, se han unido. Ahora trabajan en la creación de la Coordinadora en Defensa de Juarros, Montes de Oca y Demanda, una coordinadora que se presentará oficialmente el día 4 de julio.

Además, el 30 de junio, los vecinos de estas zonas de la provincia se han citado en el registro del Paseo de Sierra de Atapuerca, que funciona como Ventanilla Única, para presentar alegaciones al anteproyecto. «El objetivo es que quede claro que hay una gran oposición a estos megaparques en la zona», apunta una de las portavoces de la futura coordinadora. Igualmente, este domingo 27 de junio se ha convocado a una reunión informativa en Ibeas de Juarros para tratar el tema.

Plano de la posible instalación de los aerogeneradores.

Plano de la posible instalación de los aerogeneradores.

«Hace unas semanas nos enteramos de que en nuestra zona se querían construir dos megaparques de molinos eólicos. No son molinos al uso. En la futura coordinadora habrá ingenieros de monte, antiguos trabajadores de empresas de parques eólicos y tienen la misma postura: renovables sí pero no así», explica esta portavoz. Los vecinos unidos entorno a esta coordinadora señalan que «son grandes empresas que destruyen el medio rural, lo empobrecen, se lucran y pagan cada vez menos impuestos. Injusticia territorial. Se debería promover un modelo de producción distribuida y compartida, que es más eficiente, justa y promueve otros valores», señalan.

Dimensiones

Están molestos e inquietos por las dimensiones de los aerogeneradores, con una base de 20 metros, unas zapatas de cuatro metros de profundidad, una altura de 150 metros y el barrido de las aspas con una circunferencia de dos hectáreas. «Estamos hablando de zonas pequeñas, donde se quieren poner 49 molinos y torres a lo largo de 72 kilómetros con una torre cada tres kilómetros», señala la portavoz.

Cartel de la iniciativa vecinal contraria a los megaparques.

Cartel de la iniciativa vecinal contraria a los megaparques.

Incongruencias en los anteproyectos

Lo que los vecinos han podido leer son los anteproyectos, para los que se tiene que solicitar autorización al Ministerio de Industria. «Observamos incongruencias entre las distancias y las zonas. Creemos que son una copia de otros proyectos que se han presentado por Castilla y León por si alguno se acepta en algún lugar», añaden.

Además, los vecinos reconocen preocupación porque aseguran que todas las zonas en las que se quieren instalar tienen « especial protección. Algo que no aparece en los anteproyectos porque los han hecho de tal forma que no encajan con la realidad».

Además de la Sierra de Atapuerca se quiere hacer instalación a los pies de la Sierra de la Demanda. Destacan los vecinos que cuentan en estas tierras con robles centenarios, árboles reconocidos como singulares por la Fundación Oxígeno. «En los anteproyectos se señala que si se tala algún árbol se planta otro pero no es lo mismo, un roble de cientos de años es insustituible». Además, estamos preocupados y estudiando la afección en la fauna.

«También nos preocupa cómo afectaría al turismo. En los últimos años con los yacimientos de Atapuerca, el Camino de Santiago y Paleolítico Vivo el turismo ha aumentado mucho en esta zona con casas rurales y hostelería», apunta la portavoz de la futura coordinadora. Quien también destaca que las asociaciones de caza y montañeros son un revulsivo para la zona y cuyas actividades pueden estar enfrentadas con esta instalación.

Oposición institucional

Hay ayuntamientos de esta zona que no se oponen rotundamente al proyecto porque no afecta a su término municipal. En cambio, otros, sí han mostrado su oposición como el de Ibeas de Juarros, la Merindad de Valdivielso, Cuesta Urria o Valle de Tobalina. «Hay que tener en cuenta que es mucha extensión la que se va a ver afectada. Quieren hacer dos megaparques en 72 kilómetros desde el pantano de Uzquiza hasta Garoña. Atraviesa la provincia.

A nivel arqueológico tampoco se fían de que se vaya a respetar algún posible hallazgo y no desean que se vea afectado visualmente este Patrimonio de la Humanidad. «Están expoliando, no trayendo. Las empresas no tienen la sede aquí», añaden.

Fuente: Burgos CONECTA

Back to top